YO PROSPERARÉ

yo prosperaré

Yo prosperaré de la mano de nuestro Señor Jesucristo. Todos los caminos de las oportunidades y de la abundancia se abren para nosotros cuando es el Señor el que nos dirige, el que toma el control de nuestros negocios, trabajo y vida financiera.

Él nos hace prosperar y vivir una vida tranquila, digna y segura.




Es nuestro Señor Jesús, de quien provienen todas las cosas en este mundo. Es Él, el que nos provee y cubre todas nuestras necesidades, el que hace que las cosas se nos den y sean más fáciles para nosotros.

De su mano nada nos puede faltar y cualquier necesidad será cubierta inmediatamente. Los problemas financieros encuentran una solución rápida y fluye en nuestra vida la prosperidad y la abundancia.

RECIBIENDO LA PROSPERIDAD




En el nombre del Señor Jesús nuestro Señor, ¡Yo Prosperaré!

Desde mi fe más sincera, ¡Yo Prosperaré!

Con el fruto de mi trabajo honesto, ¡Yo Prosperaré!

Porque merezco cumplir todos mis sueños, ¡Yo Prosperaré!

Para mi bien y el de mi familia, ¡Yo Prosperaré!

Porque Dios me ama y me cuida, ¡Yo prosperaré!

Sin importar los tropiezos, ¡Yo Prosperaré!

Ante las adversidades, ¡Yo Prosperaré!

Con la ayuda de Dios, ¡Yo Prosperaré!

Porque el Señor es misericordioso conmigo, ¡Yo Prosperaré!

Porque te amo y me amas Señor Jesús, ¡Yo prosperaré!

Superando cualquier pronóstico, ¡Yo Prosperaré!

Ante la mirada de los que no creen en mí, ¡Yo Prosperaré!

Porque mi fe me lleva a la victoria, ¡Yo Prosperaré!

Porque lo merezco, ¡Yo Prosperaré!

Gracias a mis capacidades y talentos, ¡Yo Prosperaré!

Porque recibo la provisión de Dios cada día, ¡Yo Prosperaré!

De la mano de Dios que no me suelta, ¡Yo Prosperaré!

Actuando correctamente, ¡Yo Prosperaré!

Porque creo en las promesas de nuestro Señor, ¡Yo Prosperaré!

Con el Señor guiándome desde mi corazón, ¡Yo Prosperaré!

Reconociendo y aceptando la voluntad de Dios en mi vida, ¡Yo prosperaré!

Procurando el bien para los demás, ¡Yo Prosperaré!

Levantándome cada día con alegría y fe, ¡Yo Prosperaré!

Poniendo a Dios por delante de todas las cosas, ¡Yo prosperaré!

Elevando mi corazón y oración a Jesús cada mañana, ¡Yo Prosperaré!

Confiando todas mis cosas en el Señor, ¡Yo Prosperaré!

Viviendo con amor hacia mi prójimo, ¡Yo Prosperaré!

Compartiendo las bendiciones que Dios me da cada día, ¡Yo Prosperaré!

Actuando desde mis creencias como hijo de Dios, ¡Yo Prosperaré!

Porque toda mi vida se la entrego al Señor, ¡Yo Prosperaré!

Abrazando a cada ser humano necesitado en mi corazón, ¡Yo Prosperaré!

Esperando y actuando con fe, ¡Yo Prosperaré!

Entregando mis preocupaciones al Señor, ¡Yo Prosperaré!

Alabando cada día al Señor, ¡Yo prosperaré!

Fortaleciendo mi fe cada día, ¡Yo Prosperaré!

También te puede interesar:

Pide un favor a Jesús

Salmo 145 para la abundancia

Esto también pasará, ¡Ten Fe!

 




más para ti

Entradas relacionadas