TEN FE | ESTO PASARÁ

ten fe

Ten fe, en ese momento en que sientas que tu fe se desvanece y que tus fuerzas se acaban, ¡Ten Fe!

Todos en la vida pasamos por momentos difíciles y momentos en los que nos sentimos solos y desamparados, sentimos que no le importamos a nadie y que lo malo que nos está pasando no cambiará.

Lo peor que nos puede pasar en esos momentos es perder la fe.




“Díceles: «Por vuestra poca fe. Porque yo os aseguro: si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Desplázate de aquí allá”, y se desplazará, y nada os será imposible.»” Mateo 17:20

No importa que sientas que no tienes fe, o que no tienes la suficiente para que Dios actúe en tu vida.

La buena noticia es que la fe se puede cultivar, y si la cultivas y la cuidas día a día con oración, ella se fortalece de manera que no alcanzas a imaginar. Y lo mejor es que da frutos, los frutos dulces que esperas recibir: salud, amor, provisión y abundancia.

TEN FE, ESTO TAMBIÉN PASARÁ




Ten fe; si estas atravesando por un momento difícil, por una enfermedad o por la ruina. ¡Ten fe!

En tu corazón habita la solución a todos tus problemas.

En tu corazón está el Dios vivo que vino a este mundo a sacrificarse por ti, pero que nunca se ha ido.

Su morada está en el centro de tu corazón; desde allí te acompaña en silencio.

Desde allí espera tu atención, tu saludo para brindarte todo lo que necesitas.

Desde allí vive todo lo que tú vives, siente todo lo que tú sientes, quiere todo lo que tú quieres y mucho más para ti.

Tal vez no lo sientas en este momento, porque esté oculto bajo una gruesa capa de olvido e indiferencia por largo tiempo.

Solo tienes que ser consciente de su presencia en ti, para que esa capa se rompa y brille nuevamente su luz en toda tu vida.

Piensa en Él, en nuestro Señor Jesús. Habla con Él, todo el tiempo que sea posible.

Dedica varios minutos de tu día a sentirlo en cada latido de tu corazón, a verlo en cada flor, en cada atardecer, en cada ser humano.

¡Ten fe!

Permite que esa luz que emana de Él, vuelva a iluminar toda tu vida, que se apodere de ti y lo transforme todo.

Permite que a medida que tú vas quitando esa coraza de olvido, Él vaya resplandeciendo en cada espacio de tu vida.

Deja que Él tome el control de todo, no te resistas al amor de Dios.

No te resistas al privilegio que tienes por ser hijo de Dios.

Bendita la presencia de Dios en ti.

Amén.

También te puede interesar:

Te invito a mi vida Señor Jesús

Pide la asistencia del Señor en tu vida

Pide un favor a la Santísima Trinidad




más para ti

Entradas relacionadas