SALMOS PARA RECIBIR AYUDA DIVINA

Salmos para recibir la ayuda de Dios

Salmos poderosos para recibir ayuda divina. A nuestro Padre celestial, clamamos con fervor pidiendo su ayuda, rogando que su mano justa y misericordiosa nos levante y nos ponga en el camino más corto para recibir esa ayuda que tanto necesitamos.




SALMOS PARA RECIBIR AYUDA DE DIOS




ORACIÓN PARA PEDIR AYUDA DIVINA

Dios Padre todopoderoso, ven a mí en este día, cúbreme de Ti amado Dios, porque hoy estoy en caída, estoy ante la dificultad y la angustia de no saber que hacer.

Abro mis brazos al cielo Señor, dame tu auxilio, tu ayuda poderosa para encontrar la solución a este problema y que mi vida cambie para bien.

Que tu bendición caiga sobre toda mi vida y todo lo que hoy se ve tan oscuro, mañana ya no esté, porque Tú me amas y me sacas de esta dura prueba.

Me preparo hoy Padre amado, para recibirte en mi corazón y para ver ante mis ojos el milagro que haces hoy en mi vida.

Reconozco tu grandeza y tu divinidad, me inclino ante Ti, Señor Jesús, y te pido que perdones mis pecados, sobre todo los que son repetitivos.

Dame el alivio de tu perdón y permíteme sentir tu amor en mi vida. Sana las heridas de mi alma Señor.

Hoy, las dificultades no me dejan en paz y a veces no me acuerdo de Ti, porque solo me concentro en los problemas.

Pero yo sé Señor, que nada es imposible para Ti, y que nada puede mejorar en mi vida sino es gracias a tu bondad y la generosidad de tu corazón.

Aunque todo parezca tan mal Señor; mi confianza en Ti, es total. Sé que mañana veré ante mis ojos que Tu, has actuado y me has liberado del dolor.

Trae un pedacito del cielo a mi vida Señor, déjame percibir la dulzura de tu amor celestial en mi corazón y que todo lo demás se despliegue a un segundo plano.

Hoy clamo tu ayuda Dios santo; hoy te pido que mires todas mis necesidades. Que mires todo lo que he luchado para salir de mis problemas sin poder lograrlo.

Sabes bien, amado Cristo, que no puedo hacer esto sol@; que te necesito todos los días de mi vida; cuando estoy bien y cuando estoy mal.

Soy consciente de mis errores y te ofrezco todo esto que estoy sufriendo, para que me perdones y me des la oportunidad de resarcirlos y actuar de manera diferente.

Señor Jesucristo, te alabo, te bendigo y te recibo llen@ de gozo y esperanza.

Amén.

También te puede interesar:

Hermosa oración al Divino rostro de Jesús

Oremos por trabajo y abundancia

Salmo 136 – Porque es eterno su amor




más para ti

Entradas relacionadas