SALMOS PARA CORTAR TODO MAL

salmos para alejar el mal

Los salmos 140 al 145 son salmos para cortar todo mal, son oraciones poderosas para comunicarnos con Dios cuando el mal nos acecha en nuestra vida. En estos salmos poderosos para cortar el mal pedimos la protección de Dios, suplicamos al Señor que escuche nuestra oración alejando y cotando el mal que ha llegado a nuestra vida.

Las frases de poder contenidas en estos poderosos salmos para alejar el mal de nuestras vidas, son escuchadas y atendidas por el Señor siempre que las recitamos.

 




Escucha o recita estos salmos todos los días, mientras sientas que tu vida va mal; que te amenazan los enemigos, los problemas, la enfermedad, la pobreza o cualquier manifestación del mal.

SALMOS PODEROSOS PARA CORTAR TODO MAL




ORACIÓN

Señor Jesús, te presento estos salmos para cortar el mal que ha llegado a mi vida en muchas formas y que no puedo apartar de mí sin tu ayuda divina.

Escúchame Señor, a veces no encuentro las palabras para expresarte todo lo que estoy atravesando.

Mi corazón se encuentra muy afligido por tanto dolor y no sé cómo salir de todo esto.

Elevo ante Ti, estos poderosos salmos que te escribió David cuando también se encontraba angustiado y luchando con tanta maldad a su alrededor.

Pero en su corazón estaba la fe más contundente hacia Ti que le daba la fuerza para soportar lo peor y esperar lo mejor.

Te pido Señor que me ayudes a tener esa misma fe que guardaba David y que lo llevó a ser de tu agrado y recibir la sabiduría divina.

Dame tu bendición Señor, para que de una vez por todas pueda salir de esta mala racha que me persigue.

Guíame, muéstrame el camino seguro para solucionar mis problemas.

Señor, cada día te presentaré estos poderosos salmos para acercarme a Ti, pedirte ayuda y alabarte.

Con la convicción de que me escuchas y me proteges cada día.

Señor Jesucristo, yo sé que con la protección que me brindan estos salmos el enemigo ya no podrá hacerme daño y el mal se apartará de mi vida.

Mira mis buenas obras y mi angustia Señor, y ayúdame a salir pronto del dolor que me amenaza.

Estos salmos son mi armadura en este día Señor, cuando los escucho y te los presento siento que todo el mal rebota y no me puede causar más daño.

Señor, te lo ruego, aparta de mí y de mi familia todo el mal que hay a nuestro alrededor, en nuestras vidas, en nuestro hogar y en nuestro trabajo.

Te alabo por siempre Señor.

Amén.




más para ti

Entradas relacionadas