Scroll Top

SALMO 91

salmo 91

El Salmo 91 es tal vez el salmo más poderoso para pedir protección y el más conocido y recitado por los creyentes. Su autoría se atribuye a Moisés. Y es sin duda el salmo más invocado y recitado en tiempos de dificultades. Es el salmo de protección por excelencia y promete la protección contra plagas, enemigos, cazadores, flechas, el terror de la noche y muchas otras cosas.

Invoca la protección del Señor y de sus ángeles con el Salmo 91, el salmo más poderoso para recibir protección en tiempos de peligro.




SALMO 91 CATÓLICO

También te puede interesar:

Oración a Jesús : Abrázame Señor!

Oración para la noche







SALMO 91 ORACIÓN

Señor Jesús, estoy pasando por un momento muy difícil en mi vida, tengo miedo Señor.

Acudo a Ti, con este Salmo 91, para invocar tu protección ante esta amenaza y este miedo que tengo.

Te pido Señor protección para mi familia y para mí, pero también para todas las personas que tienen miedo como yo y que necesitan tu ayuda.

Jesús, escucha este salmo 91 que te elevo con toda mi fe, para que tu seas mi escudo y mi fortaleza.

Para que nada me pueda vencer ni hacer daño; para que el enemigo y la enfermedad no se acerquen a mí ni a mi familia.

En la seguridad de tu protección divina me refugio Señor, te necesito; ¡protégeme, ayúdame!

Ninguna peste puede tocarme si Tú estás conmigo, ninguna flecha puede atravesarme si Tú estás delante de mí.

Quiero sentir que estoy bajo tu sombra Señor, que Tú me cubres y me ocultas de todo mal y envías a tus ángeles sobre mí.

Líbrame, Señor de este peligro, perdona mis pecados y bendice mi vida.

Escucha mi oración Señor Jesús, defiéndeme de mis miedos y todas las cosas que siento que me amenazan ahora mismo.

Amén.




SALMO 91 CATÓLICO EN HEBREO

ORACIÓN PODEROSA BASADA EN EL SALMO 91

Dios todopoderoso, mi refugio y fortaleza, en Ti deposito toda mi confianza, inspirado por la verdad de tu Palabra en el Salmo 91. En Ti, Señor, encuentro un refugio seguro, una fortaleza inquebrantable ante los problemas, la escasez, la enfermedad y la adversidad. Tú eres mi protector, mi roca firme en tiempos de incertidumbre.

Bajo la sombra de tus alas, encuentro paz y seguridad. Tú, Señor, que habitas en lo alto y todopoderoso, me invitas a morar en tu presencia, donde ningún mal puede alcanzarme, donde la plaga no llega a mi morada. En Ti, mi confianza está bien puesta, pues eres mi escudo y baluarte, el defensor de mi vida y salvador de mi alma.

En las horas oscuras, cuando la angustia me rodea, clamo a Ti, y Tú me respondes con amor y poder. Me cubres con tus plumas, y bajo tus alas encuentro refugio; tu fidelidad es mi escudo y mi armadura.

Dios Todopoderoso, fuente de toda fortaleza y consuelo, acudo a Ti en oración, consciente de que, con Tu presencia a mi lado, no hay lugar para el temor. En las noches, cuando los miedos y las sombras se ciernen sobre mí, a menudo siento la carga de la incertidumbre y la preocupación. Sin embargo, al pensar en Ti y al imaginarte a mi lado, siento una paz infinita que invade mi ser, disipando todo temor y ansiedad.

Señor, en la quietud de la noche, cuando el mundo parece estar en reposo, pero mi corazón no encuentra calma, te busco a Ti, mi roca y refugio seguro. Tu amor y tu luz son faros que guían mi camino en la oscuridad, iluminando los rincones más sombríos de mi alma. En Ti, encuentro la valentía para enfrentar cada momento de duda, cada susurro de miedo.

Enséñame, Señor, a confiar en Ti completamente, a recordar que tu amor perfecto expulsa todo temor. En tus brazos, no hay inseguridad que no pueda ser superada, no hay noche tan oscura que no pueda ser iluminada por tu presencia divina.

Agradecido por tu eterna vigilancia y protección, pongo en Ti mi confianza, sabiendo que, con tu guía y tu luz, cada miedo se desvanece, cada preocupación se disipa. Tú eres mi paz, mi esperanza, y en Ti encuentro el descanso verdadero para mi alma.

Señor Jesús, en este mundo lleno de incertidumbres y peligros, ruego tu intercesión por mi familia y por mí. Te pido, con humildad y fe, que seas nuestro escudo y armadura, protegiéndonos de las adversidades que a veces parecen inminentes.

En cada paso que damos, guíanos para estar en el lugar correcto, en el momento adecuado, lejos de tragedias, accidentes y desastres. Te ruego, Señor, que nos preserves de las guerras y de todo tipo de violencia.

Concédenos, Jesús amado, la sabiduría para navegar por este mundo, evitando los peligros que acechan. Que Tu presencia sea una luz constante en nuestras vidas, iluminando nuestro camino y dándonos la claridad para evitar el mal. Rodea a mi familia y a mí con Tus ángeles, que sean nuestros guardianes en cada viaje, en cada actividad, en todos nuestros días.

Que, en medio de las dificultades, mantengamos nuestra fe y confianza en Ti, recordando siempre que Tú eres nuestra fortaleza y nuestro refugio más seguro. Ayúdanos a vivir en paz y armonía, bajo tu amorosa protección.

Te pido amado Jesús, que envíes a tus santos ángeles sobre nuestra casa y sobre todos los lugares que visitemos. Que sean ellos, tus fieles mensajeros, quienes vayan delante y detrás de nosotros en todo momento, guiando nuestros pasos y protegiéndonos de todo peligro.

Te suplico, Señor, que les ordenes velar por nosotros, sosteniéndonos para evitar que tropecemos ante los numerosos desafíos que la vida nos presenta cada día. Que, en su compañía, podamos atravesar con seguridad y confianza cada obstáculo, cada prueba, sabiendo que estamos bajo su custodia divina.

En los momentos en que la debilidad humana nos haga caer, te ruego que tus ángeles nos asistan con todo su amor y misericordia. Que extiendan sus alas para levantarnos suavemente, infundiendo en nuestro espíritu la fuerza y la gracia necesarias para volver a comenzar. Ayúdanos, Jesús amado, a erguir nuestra cabeza con dignidad, a retomar nuestro camino con renovado coraje y a seguir adelante con la guía de tu amor inagotable.

Que los ángeles sean para nosotros faros de luz en la oscuridad, brisas de paz en la tormenta, y escudos de protección en la adversidad. Que su presencia nos recuerde siempre tu cercanía y tu cuidado constante. Enséñanos a escuchar sus consejos silenciosos, a ser receptivos a sus sutiles señales y a seguir sus divinas indicaciones con fe y humildad.

Concédenos, Señor, la gracia de vivir en armonía con tu voluntad, bajo la guía y protección angelical. Que su amor y su poder sean para nosotros un recordatorio constante de tu misericordia y bondad, y que en cada paso que demos, sintamos la seguridad de tu presencia amorosa.

Envía también a tus ángeles y arcángeles, Señor, sobre los niños que están solos en el mundo o que sufren algún tipo de violencia. Y que tu Espíritu Santo, penetre en el seno de cada hogar que escuche esta oración y permanezca en él.

Amén.




más para ti

Comparte:

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido!!!
Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.