SALMO 40 CATOLICO

salmo 40 catolico

El salmo 40, es escrito por David en un momento muy difícil, clamando al Señor ayuda, socorro y liberación. Puedes leer o escuchar este precioso clamor de ayuda del libro de los salmos 40 cuando te sientas con muchos problemas. Cuando no tengas paz porque tus angustias te agobian profundamente y necesitas desesperadamente de la ayuda del Señor, nuestro salvador.




La fe sólida que profesaba David se vio reflejada en todos sus escritos y en toda su vida. Él nos enseña lo que es confiar, lo que es entregar al Señor todo lo que nos mortifica y no sabemos manejar.

Podemos cultivar esa fe profunda, a través de la oración y la meditación en los escritos bíblicos.

Nuestra comunicación personal con Dios es lo que en definitiva crea nuestra relación con Él. Y nosotros podemos hacer que esa relación sea estrecha y se manifieste su presencia en nuestra vida.

SALMO 40




SALMO 40 ORACIÓN

También te puede interesar:

Haz esta oración si necesitas un milagro

Señor Jesús, como dice la palabra en el salmo 40, te pido que asegures mis pasos, que me saques de este pantano donde me encuentro y del que solo me siento capaz de salir con tu ayuda divina.

Tú Señor, eres el único en quien confío, por que Tú eres misericordioso y bueno; Tú conoces mis más profundos sufrimientos, mis errores y mis aciertos.

Tú me miras con amor y bondad y ayudas a todos los hombres de acuerdo con su fe, sin mirar ninguna otra condición.

Yo espero en Ti, ¡Oh! Señor.

Señor, sé que lo que estoy padeciendo es la consecuencia de mis actos, que no he sabido actuar de acuerdo con tu voluntad muchas veces y por eso ahora, el peso de la ley divina recae sobre mí.

Te pido que mi vida sea testimonio de tu misericordia.

Conozco tu ley Señor, y quiero agradarte y alabarte con mi vida.

Te pido que me perdones y me ayudes a salir de este problema, que alejes a mis enemigos y disipes mis problemas.

Envuélveme en tu luz purificadora y restauradora, permíteme sentir la paz de espíritu que llega con tu perdón.

Señor, necesito de Ti, de tu amor, del calor de tu presencia, de la paz que da la certeza de tenerte en nuestro corazón.

Necesito soltar todas mis angustias, entregarlas en tus manos, confiar en que Tú te encargas de ellas.

Elevo ante Ti, este Salmo 40 Señor, para pedirte que me liberes de todos los problemas que tengo y de la preocupación que me embarga cada día.

Amén.




más para ti

Entradas relacionadas