SALMO 140 CATÓLICO

salmo 140 oracion

El salmo 140, es una oración poderosa para pedir al Señor que nos proteja de todo tipo de enemigos, de problemas y de violencia. Es un clamor profundo para pedir ayuda cuando nos sentimos atacados, o cuando sentimos que tenemos enemigos que quieren causarnos daño.




SALMO 140




SALMO 140 ORACIÓN

También te puede interesar:

Oración por la familia al Sagrado Corazón

Señor, elevo esta lectura del libro de salmos 140, para pedirte que me protejas y me libres de mis enemigos visibles y ocultos. De los que aparentan ser mis amigos y me tienden trampas o están esperando mi caída.

Que tu justicia divina llegue pronto Señor, que la maldad sea vencida y que los justos sean reivindicados.

 Limpia de nuestros corazones Señor, de todo resto de maldad, odio o desamor.

Protégeme, Señor, aleja el enemigo de mi camino; rodéame de gente de buen corazón.

Dame, Señor, sabiduría para saber conducirme ante las provocaciones violentas.

Envía a tus ángeles sobre mí, en cada adversidad o peligro para que me hagan invisible ante el enemigo.

Líbrame, Señor, de los que crean falsedades sobre mí, hablan mal o me hacen daño con su lengua.

Que la luz de tu corazón ilumine su mentira para que sean expuestos ante todo el mundo y sus malas intenciones se revelen claramente.

Te pido Señor, que me protejas de mis propios enemigos, que son mis miedos y mis inseguridades, que no me dejan actuar y hacer las cosas que quiero.

Límpiame de mis malos pensamientos, que solo me conducen al error, a la soledad y a la desesperación.

Te pido Señor que me ayudes a cumplirle a mis deudores, que nadie tenga ningún motivo para perturbarme ni mortificarme.

Confío en tu justicia Señor, y me entrego a tu protección en este instante y cada día, para que Tú te apoderes de mi vida y de todos mis asuntos.

Que seas Tú, administrando mis negocios, mis relaciones y dirigiendo mis pensamientos y palabras, para que no pueda dañar a nadie ni apartarme de tu santa voluntad.

Consuélame en la angustia Señor, quita de mi este temor que siento, dame la seguridad de tu amor y tu compañía; lo necesito tanto.

Solo Tú eres mi salvador y mi Dios, y en quien me refugio para que me eleve y me saque de este temor permanente.

Que pueda dormir tranquilo sin preocupaciones, insomnios ni pesadillas, y levantarme cada mañana en paz, con esperanza y entusiasmo, sabiendo que no tengo enemigos y que Tú cuidas de mí.

Amén.




más para ti

Posts Relacionados