ROSARIO DE LA DIVINA MISERICORDIA

 

 

rosario de la misericordia

La devoción al Rosario de la Misericordia de Jesús se la debemos a Santa Faustina Kowalska; a quién Jesús le habló y le hizo algunas promesas para quienes la rezaran.

Esta santa polaca quien vivió en los primeros años del siglo XX, consagro la devoción a la divina misericordia de Jesús gracias a las conversaciones que tenía con el propio Jesús, y las cuales ella dejo plasmadas en su diario.

La coronilla de la misericordia se reza con un rosario común y corriente.




CORONILLA DE LA MISERICORDIA

La coronilla a la Divina Misericordia, además de ser un rezo realmente hermoso, que nos hace sentir el amor del Señor y recibir el beneficio de sus promesas; es muy corto y sencillo de hacer.




¿Cómo se hace el Rosario de la Misericordia?

  • La señal de la cruz.
  • Oración inicial (opcional): Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh, fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca el mundo entero y derrámate sobre nosotros.
  • Oh sangre y agua que brotaste de del corazón de Jesús, como una fuente de misericordia para nosotros, en Ti confío.
  • Padre nuestro.
  • Ave María.
  • Credo de los apóstoles.
  • Antes de cada decena llevando la cuenta con las cuentas grandes del Padre Nuestro, se reza: Padre eterno, te ofrezco el cuerpo y la sangre, el alma y la divinidad de tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero. Después se reza 10 veces seguidas con las cuentas pequeñas: Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero. (5 veces)
  • Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3 veces).
  • Oración final (opcional): Oh Dios eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros tu mirada bondadosa y aumenta tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a tu santa voluntad, que es el amor y la misericordia mismos.
  • Consagración a Jesús misericordioso (opcional):

    ¡Oh, Jesús Misericordioso!. Tu Bondad es infinita y los tesoros de Tu Gracia son inagotables. Me abandono a Tu Misericordia que sobrepuja todas Tus obras. Me consagro enteramente a Ti para vivir bajo los rayos de Tu Gracia y de Tu amor que brotaron de Tu Corazón traspasado en la Cruz.

    Quiero dar a conocer Tu Misericordia, por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales, especialmente con los pecadores, consolando y asistiendo a los pobres afligidos y enfermos. Más, Tú me protegerás como cosa tuya, pues todo lo temo de mi debilidad y todo lo espero de Tu Misericordia.

    Que toda la humanidad comprenda el abismo insondable de Tu Misericordia, a fin de que poniendo toda su esperanza en ella pueda ensalzarla por toda la eternidad.

    Amén.

  • Señal de la cruz.

PROMESAS DE JESÚS A QUIEN HAGA EL ROSARIO DE LA MISERICORDIA




Reza incesantemente esta coronilla, quien quiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. Los sacerdotes se la recomendarán a los pecadores como última tabla de salvación. Hasta el pecador más empedernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá gracias de mi misericordia infinita.

Otorgaré inmensas gracias a las almas que recen esta coronilla.

A las almas que recen esta coronilla mi misericordia les envolverá en la vida, y especialmente en la hora de la muerte.

A quienes recen esta coronilla, me complazco en darles lo que me pidan. Cuando recen esta coronilla junto a los moribundos, me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como juez justo, sino como salvador misericordioso.

Proclama que ningún alma que ha invocado mi Misericordia ha quedado defraudada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en Mi bondad.

Te puede interesar:

El Santo Rosario




más para ti

Entradas relacionadas