ORACIÓN PARA PEDIR UN MILAGRO

oración para pedir un milagro

En algún momento a lo largo de nuestra vida necesitamos un verdadero milagro, es la única opción que nos puede liberar del sufrimiento. En esta oración para pedir un milagro reconocemos la fragilidad de nuestra condición humana y nuestra dependencia en todo momento de nuestro Padre.




Aunque estemos pasando por el mejor momento de nuestras vidas, debemos ser conscientes de que todo está en sus manos, que nada se mueve sin su voluntad y que por eso precisamente debemos tener la certeza de que siempre estamos a salvo en sus manos.

Los milagros son acontecimientos que suceden de repente y que no tenemos la capacidad de explicar. Pero suceden, y en cualquier momento cada uno de nosotros puede ser el protagonista de un verdadero milagro.

Haz esta oración para pedir un milagro cada día con todo tu corazón puesto en cada palabra.

ORACIÓN PARA PEDIR UN MILAGRO URGENTE




Te necesito Padre amado, te necesito con urgencia, acudo a ti con desesperación, pero al mismo tiempo con toda mi fe, no tengo nada que perder y, por el contrario, contigo todo lo puedo ganar.

Tu eres el poder y la gloria, Tu eres el principio y el fin; nada puede escapar de ti, nada puede quebrantar tu voluntad.

Por eso en este momento, en que lo que más necesito es un milagro, me refugio en ti.

No vengo a refugiarme tratando de aliviar mi pena; vengo sabiendo que mi bien y mi felicidad es lo que tú también quieres, y a través de ti veré ante mis ojos cuando menos lo espere y de la mejor manera posible este milagro que ahora necesito con urgencia.

Tu eres el creador del mundo, el Señor de los cielos y la tierra, el que pone todas las cosas en orden, porque no hay nada por encima de ti y así será por toda la eternidad.

Te ruego Padre que ahora pongas en orden mi vida, con esta petición (Hacer petición).

Mi corazón celebra este milagro y salta de emoción por que ya estoy sintiendo tu mano sobre este asunto.

Bendito y alabado sea tu nombre por siempre Padre eterno.

Todos los hombres sabrán que tu tocaste mi vida con este milagro y yo te serviré, te glorificaré y hablaré de ti para que más hombres conozcan tu mano poderosa y el alcance de tus bendiciones.

No te puedo ver con mis ojos Padre todo poderoso y eterno, pero te puedo ver con mi corazón y te puedo sentir con mi alma.

Siento tu perfume celestial impregnando mi habitación y haciéndome estremecer de alegría y de gozo mientras Tú escuchas mi petición con agrado.

Siento el calor de tu presencia expandiéndose dentro de mi como el fuego, y haciendo cenizas lo que debe cambiar para ver este milagro ante mis ojos.

Tu mirada dulce me hace sentir merecedor(a) de este milagro, y ahora sé que no tengo nada de qué preocuparme.

Te doy gracias eternas, Padre de todos los hombres porque me has escuchado y porque me siento en comunión contigo a través de esta oración.

Cada día abro mi corazón a ti para que entres en él y te quedes, transformando mi vida con el gozo de tu presencia.

Amén.

También te puede gustar:

Oración a las ánimas del purgatorio por un favor




más para ti

Posts Relacionados