DAME FORTALEZA SEÑOR

dame fortaleza señor

Oración para pedir fortaleza al Señor Jesús en momentos en que nos sentimos débiles, sin fuerzas, que sentimos que no podemos llevar una carga o superar una adversidad, enfermedad o problema y necesitamos mucha fortaleza espiritual, mental y física.

También podemos pedir al Señor que nos fortalezca en nuestra fe, porque esto es lo más importante, si tenemos fe, tenemos todo. No sentimos miedo y podemos afrontar con mayor valentía las pruebas que se nos presentan en nuestra vida.




Todos pasamos por diferentes momentos como católicos de fe, a veces, cuando diariamente nos conectamos con el Señor a través de la oración, nuestro espíritu se fortalece, pero si hace tiempo estamos alejados y ya no hablamos con Dios, aunque no nos demos cuenta, vamos perdiendo esa conexión y nos llenamos de miedo e inseguridades.

Y cuando llega un momento difícil de afrontar es cuando, en verdad nos damos cuenta, qué tan cerca o alejados estamos del Señor.

Siempre podemos acudir a Él y pedir fortaleza al Señor.

ORACIÓN PARA PEDIR FORTALEZA




Dame fortaleza Señor poderoso, me siento débil ante esta adversidad. Yo sé que Tú no nos pones pruebas que no podamos superar, pero en estos momentos me siento desfallecer y sin aliento para luchar.

Acudo a Ti mi Señor, de rodillas te pido que me des la fuerza espiritual, física y mental que necesito para soportar esto y para salir victorios@ de esta batalla.

Tú sabes Jesús, que estoy pasando por un momento muy difícil, una verdadera tormenta en mi vida.

Te pido Señor que fortalezcas mi fe. Quiero sentirme invencible y poder actuar de tu mano para salir adelante.

Señor Jesús, Tu eres mi esperanza, eres el único que puedes saciar mi alma, levantarme y conducirme por el camino correcto.

Dame fortaleza Señor, extiéndeme tu mano y ábreme tu corazón amoroso para refugiarme en él.

Señor, necesito que me sostengas, que te conviertas en mi bastón, en mi apoyo incondicional y seguro.

No permitas Señor, que me siga sintiendo tan débil, pequeño y vacío ante este problema tan grande. Por el contrario, hazme un gigante ante esta dificultad, para encontrar la solución y tener la actitud correcta para superarlo.

Me siento tan confundid@ Señor; te pido que seas Tú, mi claridad y mi aliento, mi luz y mi guía divina.

En medio de esta tempestad que llega a mi vida Señor, miro al cielo y te suplico de corazón que me ayudes, que me protejas y que no me dejes desfallecer.

Dame tu fortaleza Jesús, mírame con misericordia y ayúdame a pasar este trago amargo; para que pronto pueda dar testimonio de tu obra en mi vida.

Abro los brazos para recibir tu bendición Señor y con ella la fuerza, la luz, la paz, la fe y la sabiduría que necesito en estos momentos.

Te pido Señor, por todas las personas que, como yo, en estos momentos, no tienen fuerza para seguir adelante y están atravesando por situaciones difíciles que sienten que no pueden soportar.

Te pido para ellos también que fortalezcas su fe, y de tu mano encuentren la solución a sus problemas.

Bendito seas por siempre Señor Jesús.

Amén.




más para ti

Posts Relacionados