ORACIÓN para BEBÉS RECIÉN NACIDOS

En la oración para bebés recién nacidos enfermos o prematuros, entregamos con toda nuestra esperanza de sanación, la vida y salud de éste nuevo ser que ahora hace parte de nuestro mundo, y que deseamos con todas nuestras fuerzas que crezca sano, fuerte y feliz.




ORACIÓN PARA BEBÉS RECIÉN NACIDOS ENFERMOS




Padre celestial, acudo a ti por intercesión de tu amado hijo Jesucristo, para implorarte desde lo más profundo de mi corazón por la salud de mi bebé enfermo.

Señor, tú conoces su fragilidad, su inocencia y el dolor por el que está pasando en estos momentos.

Han sido varios meses preparando y esperando su llegada a este mundo y a nuestras vidas, y lo que más quiero es brindarle lo mejor de mi como madre (padre).

No puedo soportar su sufrimiento que me llega a lo más hondo y se clava en mi ser como si lo sufriera en carne propia.

Te suplico Señor Jesús, que pueda ver pronto a mi bebé, fuerte y sano(a), sonriendo y llorando como cualquier bebé lleno de salud y vida.

Porque sé que para ti todo es posible Señor, te pido que su pequeño cuerpecito supere lo que le está aquejando.

Que todos sus órganos y sistemas funcionen de manera perfecta y sean sanados por obra tuya.

Que mi bebé crezca sano(a), lleno de vida y feliz, iluminando con su presencia nuestras vidas, trayendo unión y esperanza a nuestra familia.

Señor, intercede por la salud de mi bebé en este momento, posa tu mirada de amor sobre él (ella), y así como curaste a tanta gente en tu camino, sana su frágil y diminuto cuerpo.

Quiero abrazarlo, cargarlo, acariciarlo y protegerlo, enseñarle el mundo y ayudarlo a formar y crecer como una persona de bien.

Compartir con él (ella) los mejores momentos, verlo(a) sonreír, jugar y aprender.

Derrama sobre mi bebé tu poder sanador Señor Jesús.

Bendito seas Señor.

Amén.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO PREMATURO




Hermosa virgencita de Guadalupe, te entrego la salud de mi hijo recién nacido prematuro, para que lo cobijes con tu manto de madre y reciba todo tu calor, tu amor y protección.

Acércalo a tu regazo, para que su cuerpo se fortalezca, sus órganos se desarrollen completamente y sus defensas se multipliquen, para que nada pueda dañarlo.

Te pido Virgen de Guadalupe, que seas tu quien intervenga para que mi bebé crezca sano(a), fuerte y lleno(a) de vida.

Que el tiempo que le faltó por permanecer en el vientre, no sea un impedimento para su completo y total desarrollo físico y mental.

Que siempre estés tú a su lado cuidándolo(a), protegiéndolo(a), sanándolo(a) y llenándolo(a) de amor y de salud perfecta.

Confío plenamente a ti virgen de Guadalupe, está nueva vida, que ahora es mi vida, mi esperanza y mi alegría.

Amén.




más para ti

Posts Relacionados