ORACIÓN DE LOS MÉDICOS EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

oracion de los medicos

Hermosa oración de los médicos en tiempos de coronavirus al Señor, Él es el refugio del médico, para pedir al Señor protección y sabiduría cada día.

Sin duda la humanidad está viviendo un momento desafortunado que nos marcará para siempre.

Los médicos y todo el personal médico están viviendo esta pandemia del coronavirus de una manera especial; en primera fila, cara a cara con el miedo, la incertidumbre, la impotencia y la muerte.




La oración de los médicos en tiempos de coronavirus es una conversación entre el médico y Dios, que nos recuerda que la ciencia también es Dios, y que Él está por encima de todas las cosas.

ORACIÓN DE LOS MÉDICOS EN TIEMPOS DE PANDEMIA




Señor, vengo a ti, a encomendarte mi vida, mis decisiones como médico, a cada uno de mis pacientes, en especial a los que más están sufriendo.

Quiero pedirte que utilices mi mente y mi cuerpo, para que seas tu quien se exprese a través de él cada vez que esté cumpliendo mis funciones en la medicina.

Señor, conozco la muerte de cerca, conozco la impotencia de no poder hacer nada y también conozco la satisfacción y el gozo de cada paciente recuperado de esta terrible pandemia.

Por eso reconozco Señor, que, aunque amo la ciencia, no hay nada por encima de ti y de tu poder. La ciencia eres tú, todo está impregnado de ti, todo nace de ti y vuelve a ti.

Ayúdame, Señor, a tener la sabiduría en este día, para aplicar mis conocimientos en armonía con mi fe.

Para sentir, que en cada decisión y en cada acción tu eres mi guía y mi maestro. No permitas que la duda o el miedo se apoderen de mí.

Inunda mi corazón de fe, que es todo lo que necesito para transmitírsela a mis pacientes y colegas y para saber que todo va a estar bien.

Señor, ayúdame a ser instrumento tuyo para poder ayudar a mucha gente a superar esta enfermedad del coronavirus, a poder ver el rostro de cada vez más personas saliendo sanas de la clínica (hospital), y cada vez menos personas ingresando a ella.

Sé tú mi escudo contra el miedo y la impotencia que me acechan cada mañana, y protégeme también de contagiarme y contagiar a mi familia.

Señor, te pido por favor, que tengas piedad del mundo, y guíes a todo el personal científico que está luchando por encontrar una vacuna o una medicina, para que pronto se acabe esta amenaza que nos ha cambiado tanto la vida y que está haciendo sufrir a tanta gente.

Ayúdanos, Señor, a que hoy sea menor el número de contagiados y de muertos en todo el mundo y en mi país, por esta terrible pandemia.

Bendice a todos mis colegas y personal médico que están arriesgando su seguridad en cada hospital y clínica del mundo.

Bendice también a todos los pacientes, para que no se compliquen y se recuperen pronto.

Y bendice a las familias y a los ancianos que están solos y asustados.

Amén.







más para ti

Posts Relacionados