Scroll Top

ORACIÓN CATÓLICA PARA LA RECUPERACIÓN DE LOS ENFERMOS

oracion catolica por la recuperacion de los enfermos

Oración católica para la pronta recuperación de los enfermos.

Padre celestial, principio y fin de todo lo creado, fuente inagotable de amor y misericordia, hoy vengo ante Ti, en profunda adoración y humildad, sabiendo que eres el refugio de los afligidos y la fortaleza de los débiles. Mi Señor y mi Dios, mi única verdad eterna, te pido que llenes mi vida y la vida de aquellos a quienes amo con tu inagotable gracia, con tu luz inextinguible y con la presencia constante de tu amor divino.




Señor Jesucristo, Tú que eres el médico celestial, el bálsamo divino que cura todas nuestras heridas, te suplico que te compadezcas de ____. No solo como una plegaria por su bienestar, sino como una súplica desesperada de quienes le amamos y quisiéramos cargar con parte de su sufrimiento si eso fuese posible. Te pido que le concedas la medicina espiritual que tanto necesita para encontrar alivio y finalmente triunfar sobre esta enfermedad que amenaza con minar su espíritu.

ORACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE UN ENFERMO




Dios omnipotente, en cuya voluntad descansan las leyes que rigen la naturaleza y la vida, cuyos designios son inescrutables y cuyas formas son innumerables, a Ti vengo en este instante crucial. Reconozco que ni la hoja de un árbol se mueve sin tu consentimiento, ni un pájaro cae al suelo sin tu permiso. Por eso, Señor Jesucristo, te imploro hoy por la salud y el bienestar de ____.

Padre celestial, me arrodillo ante Ti, suplicándote que escuches mi oración ferviente por su recuperación. Que su cuerpo físico sea restaurado, que sus huesos se fortalezcan, que su sangre fluya con energía y que su mente encuentre paz y claridad. Que cada célula de su cuerpo sea limpiada y revitalizada por el poder de tu Espíritu Santo.

Tú que todo lo ves, que estás en cada rincón de nuestro ser, sabes bien el sufrimiento que él está sintiendo. Conoces cada lágrima que derrama, cada noche de insomnio que enfrenta. Y también eres consciente del dolor que ese sufrimiento nos causa a nosotros, los que le queremos, los que desearíamos poder hacer más. Pero aun en medio de esta angustia, sabes también que nuestra fe en Ti es inquebrantable. Estamos convencidos, Señor, de que nuestras oraciones cruzan las dimensiones terrenales y llegan hasta tu trono celestial.

Amado Jesús, cuya sangre preciosa fue derramada en la cruz para la redención de la humanidad, te pido que limpies todo su cuerpo y todas sus células con ese mismo líquido vital y sagrado. Que esa sangre purificadora recorra cada vena, arteria y capilar, llevando salud, fuerza y renovación a cada rincón de su ser.

Oh, Espíritu Santo, fuente de sabiduría y consuelo, llena todo su ser de luz divina, para que sienta en cada momento que tu amor lo rodea, lo protege y lo levanta de cualquier enfermedad o aflicción. Quiero que sepa y sienta que está envuelto en tu misericordia, esa que es tan ancha como el mar y tan profunda como el infinito.

Te pido, Señor, que le permitas experimentar, aunque sea un instante de tu infinito amor y misericordia, para que todo en su cuerpo y en su alma se sienta sanado. Que esa experiencia transforme su vida, reavive su fe y le dé una razón para glorificar tu nombre todos los días de su vida.

Amado Jesús, abraza a ____ con tu amor compasivo, con esa medicina del alma que solo Tú puedes proporcionar. Una medicina que es incomprensible para nuestras mentes humanas, pero tan claramente evidente para nuestros corazones anhelantes. Abraza sus miedos, sus dudas y sus incertidumbres, y reemplázalos con la paz que solo Tú puedes dar.

Padre amado, tómalo(a) con tus manos benditas y guárdalo(a) en el interior de tu corazón sagrado. Que ese corazón sea una coraza invencible que lo(a) proteja de todo mal, enfermedad o calamidad. Que el poder de tu amor sirva como un escudo eterno en su vida.

Confiamos, sí, confiamos plenamente en que Tú escuchas cada palabra, cada suspiro de nuestro corazón, y que recibes nuestras súplicas con todo tu amor y misericordia. No solo eso, sino que estamos seguros de que nos llenarás de dicha y bendición, porque eres un Dios de amor, un Dios que nunca abandona a sus hijos, especialmente en momentos de necesidad.

Señor, permíteme ver de nuevo sus ojos brillantes, llenos de la fe que mueve montañas, de la alegría que supera toda tristeza, y de la vida que vence toda forma de muerte. Bendice cada momento de su existencia, para que pueda ver tu mano amorosa en cada detalle y circunstancia.

Jesús, bendice la vida y la salud de ____. Haz que su recuperación no sea solo un regreso a la normalidad, sino una transformación divina que lo(a) acerque más a Ti. Que esta crisis de salud sea una oportunidad para renacer en su fe, para reavivar su esperanza y para revigorizar su amor por Ti y por los demás.

Señor Jesús, en esta tribulación, también queremos agradecerte. Agradecemos cada respiro que podemos tomar, cada día que podemos ver el sol brillar, cada momento que podemos compartir con nuestros seres queridos, porque sabemos que cada uno de ellos es un regalo tuyo. Te damos gracias por asistirnos en esta necesidad que enfrentamos. Gracias por velar siempre por nosotros, por mantenernos bajo tu cuidado, por orientar nuestros pasos y llevarnos de tu mano por un sendero que, aunque a veces no comprendemos, sabemos que conduce a una vida más plena en Ti.

Querido Jesús, nuestra confianza en Ti es completa. No hay barrera que tu amor no pueda cruzar, no hay enfermedad que tu poder no pueda vencer, no hay corazón roto que tu gracia no pueda restaurar. Te lo pedimos con fe y con la certeza de que actuarás, porque conocemos tu corazón lleno de amor y tu mano poderosa que obra milagros cada día.

Así, en esta oración de esperanza, de fe y de amor, te entregamos a ____, y a nosotros mismos. Llena nuestras vidas con tu luz divina, con tu paz inigualable y con tu amor incondicional. Sana a ____, fortalécelo en su debilidad y ofrécele un nuevo comienzo lleno de esperanza y de gracia.

Con toda mi fe, con todo mi amor y con toda mi esperanza deposito esta oración ante Ti, sabiendo que Tú eres el médico supremo, el sanador de sanadores y la respuesta a todas nuestras necesidades. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

También te puede interesar:

No tengas miedo, no te desanimes.

Hermosa oración al alma de Cristo.

Salmo 91 por los hijos




más para ti

Comparte:

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido!!!
Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.