ORACIÓN AL REY DEL MUNDO

oración al rey del mundo

Oración al rey del mundo, nuestro Señor Jesucristo, que gobierna el cielo y la tierra; que gobierna lo material y lo espiritual, lo visible e invisible. Para exaltar su grandeza y majestad.

Rogamos al Señor Jesús, en ésta hermosa oración que gobierne nuestra vida por completo y nos permita ser sus más fieles seguidores.




Alabamos a nuestro Señor Jesucristo, porque Él, es todo lo que necesitamos en nuestra vida para sentirnos plenos. Para que todas las cosas marchen bien en nuestra vida.

Y para ganar un lugar en su reino celestial cuando sea nuestro momento de partir a su encuentro.

Reconozcamos la divinidad de Jesús, del único que es Dios y hombre y que tiene poder absoluto sobre todas las cosas.

ORACIÓN AL REY DEL MUNDO “JESÚS”




Amado Jesús, Señor de los cielos, rey del mundo, mi corazón se inclina ante Ti lleno de dicha para hacerte una venia y para saludarte con todo mi amor.

Nos burlamos de Ti Señor, cuando estabas en la tierra y hablabas de tu reino.

No supimos entender la grandeza de tus palabras, ni quisimos aceptar la grandeza de tu espíritu.

Pero hoy, no nos queda más que rendirnos ante Ti, rey de reyes, rey del mundo, rey de mi vida.

Señor Jesucristo, permíteme hacer parte de tu sequito más fiel y ferviente.

De vivir bajo el maravilloso terreno de tu reino, que es el amor en su esencia más pura.

Gracias Rey Jesucristo, gracias por amarme, por perdonarme, por levantarme una y otra vez, cada vez que caigo y que me olvido que Tu siempre estás aquí, a mi lado.

Gracias por llenarme de este sentimiento tan puro hacia Ti, te amo Señor Jesús.

Y me dirijo a Ti con mi más grande deseo de hacerme un@ contigo a través de esta humilde oración.

De respirar tu aliento que me da la vida, que me alimenta y eleva en una nube de gozo.

Amado Señor Jesús, Tú, eres el Rey de todos los hombres, en todos los tiempos y en todas partes.

Tu trono está hecho de verdad, de amor, de la más pura dulzura y al mismo tiempo de majestad y grandeza.

Tú, eres la ley, el orden y la vida misma.

Ningún hombre puede escapar de la influencia de tu reinado y de tus leyes.

Señor, yo quiero estar siempre consciente de lo que significas en mi vida. Y de que, sin Ti, Señor, me pierdo.

Que todos los hombres en la tierra te alaben por siempre Señor.

Y que todos los seres celestiales, te canten y entonen sus instrumentos musicales formando ejércitos de luz que te rodeen y te alaben por toda la eternidad con su voz angelical.

Yo me inclino ante Ti, Señor, para saludarte y al mismo tiempo para recibir tu sagrada bendición.

Te pido que esta bendición se extienda a mi salud, mi familia y mi trabajo.

Y te pido Señor, Rey Jesucristo, que extiendas tu bendición al mundo entero, sobre todo a aquellos lugares donde más la necesitan, porque se han olvidado de Ti.

Amén.




más para ti

Entradas relacionadas