Scroll Top

NO TEMAS, PORQUE YO ESTOY CONTIGO

no temas porque yo estoy contigo

No temas, porque Yo estoy contigo.

Protégeme, oh, Dios, pues en ti me refugio. Yo dije al Señor: Tú, eres mi Señor; ningún bien tengo fuera de ti.

Salmo 16:1-2  

 

Todo lo bueno se resume en “Jesús”. Puede ser que tengas problemas en estos momentos, o inclusive, que estés enfermo y te estés preguntando, ¿porqué me pasa esto si Dios es bueno?  

Talvez, estés pensando que tú has sido, malo y que, por eso, mereces lo que te está sucediendo, como una forma de “castigo divino”. 

Aunque no lo puedas comprender, tu sufrimiento o excesiva preocupación te ciegan para ver las bendiciones que Dios está derramando sobre tu vida. 

Dios es bueno, es misericordioso, y está en este mismo instante a tu lado, derramando su bondad en tu vida. 




Aun en nuestros peores momentos, existe un propósito superior que es para nuestro bien y nuestra felicidad. 

Para que este mal, que estás viviendo, se transforme en bien para tu vida y tu experiencia humana, solo debes confiar en el Señor; consagrarte a Él, con todo tu corazón y dar gracias por todo, absolutamente, por todo. 

NO TEMAS, EL SEÑOR CAMINA A TU LADO




Di, a Jesús, Mi Señor, no dudo de tu benevolencia y tu bondad, perdóname cuando dudo de ella y cuando se me olvidan todas las bendiciones que me entregas cada día, y paso por alto todas las veces que me has salvado de tantos peligros. 

Señor, que tu luz ilumine mi vista y mi corazón, para que pueda ver tu benevolencia transformando toda mi vida y rescatándome de mi dolor. 

Señor, he pecado, te he defraudado mil veces, pero sé que Tú, puedes restaurar mi alma marcada por el pecado. 

Tú, eres mi salvador y el único que puede ayudarme en mis momentos de necesidad y de oscuridad espiritual. 

Aunque me equivoco tanto, Señor, te pido que no me sueltes, que me guíes para encontrar mi mejor camino de vida y mi verdad. 

Deseo entregarme a Ti, y descansar en la seguridad de la fe. 

Hoy, confío plenamente en que siempre estás a mi lado y que solo tengo que estar dispuesto a escucharte para recibir tu mensaje. 

Así como siento que recibo tu perdón, JESÚS, me dispongo a perdonar a quienes me han hecho daño y a liberar mi corazón del resentimiento. 

Dejo ir todo el sentimiento de rencor que he guardado por mucho tiempo, lo suelto y me libero de él. 

Porque necesito un corazón limpio para que sea abarcado completamente por Ti. 

Estoy dispuesto a conocerte cada día más, Señor, te pido que aceptes mi oración y mi clamor de que te apoderes completamente de mi vida.  

Te lo ruego en tu nombre.

Amén. 

NO TEMERÉ MAL ALGUNO




 

Aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré, porque tú, estás a mi lado. Tu vara y tu cayado me protegen y me confortan.

Salmo 23:4 

 

¿Cuál es tu valle oscuro hoy? ¿Tu salud, economía, trabajo, familia? 

Todos tenemos algo que responder a estas preguntas. A veces, pensamos que la gente que tiene mucho dinero no tiene preocupaciones, pero desafortunadamente, los seres humanos buscamos saciarnos de todo lo material, y cuando lo tenemos todo, es cuando un gran vacío abarca toda nuestra vida. 

Este vacío, solo se puede curar con lo único que tiene valor: “Jesús” 

Jesús en tu corazón significa todo, significa buena salud, buena economía, buen trabajo, bienestar de la familia y más. 

Si tienes miedo por el futuro, recuerda que aún, en el valle más oscuro, Dios camina a tu lado. 

Esta es su Promesa, esta es su Palabra. 

 En la biblia hay alrededor de 365 versículos que dicen: “No temas“. Es decir, uno para cada día del año, en el que Él te recuerda que no tienes que temer a Nada. 

Dios nos trata de decir que Él, no es un Dios castigador, Él, es un Dios misericordioso. 

Jesús ya pagó por tus pecados, ya te liberó, acepta el amor de Dios por ti y permite que Él, sane tu vida de todo temor y limitación, y que te bendiga en abundancia. 

 Que este sea tu mantra de hoy: “Aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré, porque tú, estás a mi lado

Oremos

Con el corazón dirigido a Ti, mi Señor, hago esta oración y me encomiendo a Ti, en este día, para que no me dejes dar un solo paso, que no sea de tu agrado. 

Para que dirijas mi vida, y todas mis actividades diarias, para que me ayudes a recordar en todo momento que primero estás Tú, y que mi mayor deseo es servirte y amarte con todo mi ser. 

Bajo tu amparo, encomiendo a toda mi familia y a mis seres queridos, que la luz de tu sagrado corazón sane sus penas, y los guíe hacia una vida más próspera y más llena de tu presencia. 

Amén.




más para ti

Comparte:

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido!!!
Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.