LÍBRAME DE ESTA ENFERMEDAD

librame de esta enfermedad

Líbrame de esta enfermedad poderoso Señor Jesucristo, rogamos a Ti, en primera persona con esta hermosa oración, por nuestra propia sanación física. Venimos a Ti, llenos de angustia por sentirnos enfermos, y Tú, Señor, eres el mejor médico, el único.

Todo está en tus manos Señor; no hay nada que pueda pasar por encima de tu sagrada voluntad. Por eso te elevamos esta oración para pedirte nuestra propia sanación y una vez más que nos libres de esta enfermedad que estamos padeciendo.




Escucha nuestra oración Señor Jesucristo. Ten piedad de cada uno de los que rogamos a Ti, en este día por nuestra salud.

Y de todos los que por su propia enfermedad no pueden orar, ni tienen quien eleve una oración por ellos.

LÍBRAME DE ESTA ENFERMEDAD JESÚS




Líbrame de esta enfermedad Señor Jesucristo!

Te ruego amado Señor, que inclines tu mirada hacía mí en estos momentos y escuches mi llamado desesperado.

Hoy me siento enferm@ Señor, mi cuerpo esta débil, agotado y padeciendo los síntomas de esta enfermedad que hoy ha llegado a mi vida.

Y mi corazón está angustiado y confundido, lleno de incertidumbre y miedo.

Hoy no tengo fuerza Señor, para hacer las cosas que me gusta hacer y vivir con entusiasmo.

Necesito tu misericordia Señor, para sanarme y volver a sentir la vida y la energía en todo mi cuerpo.

Ayúdame Señor Jesús, dame tu sanación y tu perdón.

Sana mi cuerpo y mi alma, para tener paz y tranquilidad.

Quiero sentirme nuevamente llen@ de salud y fuerzas para trabajar y vivir con entusiasmo.

Luchar por mi familia y no ser una carga para nadie.

Acudo a Ti Jesucristo, con mi corazón exaltado hacía Ti, clamando misericordia, esta vez por mi salud.

Porque quiero vivir muchos años, disfrutando de la vida que Tú me has dado, al lado de mi familia y la gente que amo.

Te amo Señor, y te doy gracias por tu infinita bondad y misericordia.

Señor, no quiero que mi familia se sienta preocupada por mí. Ayúdanos a todos a tener la fe suficiente para saber que mi sanación es una realidad gracias a tu presencia en nuestras vidas.

A confiar ciegamente en que estás actuando en este instante, sanando y limpiando mi cuerpo de esta enfermedad.

Te alabo Señor Jesucristo.

Te pido por todas las personas que están padeciendo como yo los síntomas de una enfermedad, y tienen miedo como yo de perder la salud para siempre.

Bendito seas Señor Jesús!

Amén.

También te puede interesar:

Te presento mi vida Jesús

Salmos poderosos para cortar el mal

Sáname Jesús

 




más para ti

Entradas relacionadas