Scroll Top

EL SEÑOR TE DA SU PERDÓN Y SU AMOR

el señor te da su amor

El Señor te da su amor. El amor de Jesús, hacia ti, trasciende todas las palabras, es indescriptible humanamente y abraza tu ser en cada latido de su sagrado corazón.

Su amor es eterno, poderoso e incondicional. Transforma nuestras vidas de manera inexplicable, sana cualquier herida física o espiritual, nos hace fuertes espiritualmente y nos convierte en personas equilibradas, justas y ecuánimes.




 

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni te desmayes, porque el SEÑOR tu Dios estará contigo dondequiera que vayas. Josué 1:9

 

En cada paso que das, el Señor, camina a tu lado, pero a la vez, va esparciendo su amor delante y detrás de ti.

Guiándote con la luz de su amor y esperando ver la paz y la sonrisa reflejadas en tu rostro cuando piensas en Él y sabes que nunca estás solo.

El Señor Jesús, perdonó tus pecados en el mismo momento que aceptó su sacrificio en la cruz.

Él te ama incondicionalmente, y quiere ver que tú, le amas de la misma manera, sin condiciones, sin dudas, ni exigencias.

EL SEÑOR TE DA SU AMOR




 

Nunca, nunca, nunca, dejen de orar. 1 Tesalonicenses 5:17

 

Oh Jesús, mi salvador y mi redentor, te elevo esta oración en este día con toda mi fe y con mi corazón lleno de amor por Ti.

Solo en tus brazos encuentro paz, consuelo y amor. Con mi oración me lleno de paz, y en tu gracia alimento mi fe.

Invoco tu amor, Señor Jesucristo. Cúbreme con él, para que pueda yo avanzar en mi mundo con paz y tranquilidad en mi corazón.

Todo mi bien proviene de Ti, y me da miedo cuando siento que me dejo distraer por las cosas que me hacen apartarte de mi pensamiento.

Dame tu perdón ante mis debilidades, Señor. Quiero ser un verdadero seguidor tuyo, no de palabra, sino de corazón. No de apariencia sino de verdad.

El que va tras la justicia y el amor, halla vida, prosperidad y honra. Proverbios 21:21

 

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él, nos amó y envió a su hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. 1 Juan 4:10

 

Tú, eres la luz que guía mi camino, por eso entrego a Ti, en este día, todas mis necesidades, todas mis palabras, mis pensamientos, mis acciones, mis momentos más importantes, mis descansos, mis decisiones y mi corazón.

En tus manos, Señor jesús, confío, mi presente y mi futuro, en tus manos, confío mi destino, toda mi vida personal y profesional.

Y en tus manos, encomiendo con toda mi fe, la vida de toda mi familia, la tranquilidad y felicidad en mi hogar y la provisión y prosperidad de mis seres queridos.

Lléname de tu amor y tus cuidados, Jesús; que en Ti, encuentre mi verdadera redención, para que llen@ de fe y de alegría por el amor que recibo de Ti, pueda sumergirme cada día más en tu presencia y sentir en todo mi mundo la bendición de tu perdón.

Jesús, mi eterno hermano y amigo, me arrodillo ante Ti, reconozco tu divinidad, tu grandeza y tu majestad.

Que tu amor en mí sea visible ante los ojos de los incrédulos, para que todos quieran acercarse a Ti, y tengan la curiosidad de lo que es vivir con el corazón abierto a recibir todos los días tu amor y tu misericordia.

Nadie tiene amor más grande, que el dar la vida por sus amigos. Juan 15:13

 

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

 

Te pido, Señor, que, a través de mí, llegue tu bendición a muchas personas, para que también la disfruten y sientan el cambio que significas Tú, en sus vidas.

Jesús, que tus dulces bendiciones, inunden todo mi ser, renueven mi espíritu y me llenen de dicha.

Cuan precioso, oh Dios, es tu gran amor. Todo ser humano halla refugio en la sombra de tus alas. Salmo 36:7

 

No bien decía: “Mis pies resbalan”, cuando ya tu amor, Señor, venía en mi ayuda. Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría. Salmos 94:18-19

 

Te pido, que derrames tu amor sobre el mundo que hoy tanto te necesita, sobre los corazones de todos los hombres, para que nos preocupemos por vivir más para servir que para destruir.

Aunque no te pueda ver, abrázame, Señor, déjame descansar en tus brazos poderosos y soltar en ellos todo el peso de mis enfermedades, carencias y preocupaciones.

Que tu amor incondicional me transforme y que mi transformación, sirva para que más personas se acerquen a Ti.

Que mi vida sea testimonio de tu inmenso y eterno amor, que no merezco, pero que Tú, te esfuerzas en darme y en hacerme protagonista de tus bendiciones.

Señor, te pido, que tus bendiciones sean como una dulce melodía que resuene en mi corazón, recordándome constantemente que me amas.

En mis momentos de duda, tenme paciencia, Señor, permíteme sentir tu presencia reconfortante y tu amor inquebrantable.

Guíame hacia la plenitud espiritual, porque todo lo demás que necesito viene por añadidura.

Bendito y alabado, seas por siempre, amado Señor Jesucristo.

Amén.

 

Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado. Romanos 5:5

 

Solo tienes que orar y Dios va a obrar.

 

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3

 

El dolor terminará, las lágrimas cesarán y las puertas se abrirán, ten paciencia y confía en Dios.




más para ti

Comparte:

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido!!!
Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.