DIOS ES BUENO

Dios es bueno

Dios es bueno y misericordioso, Él nos amó y nos ama con una amor que nosotros no podemos comprender y por lo mismo tampoco sabemos corresponder.

Ante Él. nos inclinamos en este día para alabarle y agradecerle por un nuevo día y por la vida que nos ha dado.

Pero también para poner en sus manos todas nuestras necesidades y las cosas que día a día tenemos que enfrentar en nuestro trabajo, en el hogar y en nuestra vida diaria.




Dios es bueno, es puro amor y nos abre las puertas de su corazón siempre que lo buscamos con sinceridad.

Por eso, en este día Dios santo, acudimos a Ti de nuevo, para liberarnos de las cargas que hoy nos pesan y descansar en Ti.

Bendice la vida de todas las personas que acuden a Ti a través de esta oración, o que hoy te buscan con sinceridad.

DIOS ES BUENO Y MISERICORDIOSO




Dios es bueno, es misericordioso, es amor, es abundancia, es dicha, es vida.

Dios me ama y me brinda su perdón hoy y cada día de mi vida.

Dios es bueno y mira mis buenas obras, mira mi arrepentimiento y mis buenas intenciones.

Mi amado Señor, te ruego por todas las necesidades que tengo hoy, que me causan dolor y sufrimiento.

Ayúdame a salir de todos los problemas que tengo Señor.

Tu eres bueno, eres mi esperanza para salir de todo esto y recobrar mi vida, para que sea más tranquila y feliz.

Dios misericordioso, elevo mi corazón hacia tu corazón, para conectarme contigo, para sentir tu paz. Para tenerte cerca y sentir tu perdón envolviéndome y fortaleciéndome.

Porque eres pura bondad y puro amor Dios mío, yo vengo a Ti una vez más. Porque a pesar de los tropiezos mi fe está intacta y nada puede separarte de mi corazón.

Ten piedad de todos nosotros Dios mío, ten piedad de todas las personas que actúan en contra de Ti.

Que han olvidado tus preceptos y han perdido el sentido de los valores cristianos que tu amado hijo nos enseñó.

Señor, danos un día tranquilo, abundante y feliz.

Que hoy pueda hacer lo que tengo que hacer. Que no tenga dificultades ni enemigos que entorpezcan mi camino.

Guíame Señor, enséñame a reconocer tu sagrada voluntad y nunca resistirme a ella. Aceptar con amor y confianza tus designios y vivir agradándote cada día con mis acciones y mi vida.

Que nunca dudemos que todo lo que somos y lo que tenemos proviene de Ti y que Tú nos amas porque eres bueno.

Te pido Señor, que bendigas mi hogar, que nos des paz, salud, amor y prosperidad.

Amén

También te puede interesar:

Salmos para que desaparezca todo mal

Un día más en la presencia del Señor

Necesito tu ayuda Señor Jesús

 




más para ti

Entradas relacionadas