ORACIÓN AL CORAZÓN DE JESÚS Y MARÍA

corazon de jesus y maria

Al corazón de Jesús y María buscamos en este día, para elevar esta oración con todo nuestro amor y nuestra fe. Hacemos un espacio en nuestras ocupaciones diarias para dirigirnos a ellos, a su amor incondicional, su pureza y misericordia infinitas.

Para pedir por nuestras familias; por cada uno de los hogares de todos los que elevamos esta oración a los corazones de Jesús y María.

Y para dar gracias por su misericordia manifestada en nuestras vidas.




¿Qué sería de este mundo y de nuestras vidas, sin el amor de nuestra madre y el sacrificio de nuestro Señor?

Gracias Jesús y María, gracias por todo lo bueno que nos han brindado, por su ejemplo y su amor incondicional.

Gracias por todas las dificultades que nos han hecho más fuertes y nos acercan hoy a su corazón misericordioso.

AL CORAZÓN DE JESÚS Y MARÍA CON TODO MI AMOR




Oh, Sagrado Corazón de Jesús, del cual solo brota amor y misericordia, vengo a entregarme a Ti, a entregarte mis necesidades en este día, en especial este problema que hoy me aqueja: ___.

Abarca con los rayos de luz que brotan de tu Sagrado Corazón, toda mi vida.

Libérame del sufrimiento que hoy padezco y del cual solo a través de tu misericordia puedo encontrar la salida.

Oh Jesús, me refugio en tu corazón bondadoso y entrego a su amor perfecto el cuidado y protección de mi familia.

Tú, Jesús, modelo de perfección para toda la humanidad por los siglos de los siglos; acógenos en tu corazón a pesar de nuestros pecados.

Ayúdanos a transformar nuestro corazón, a veces tan lleno de odios y dolor, en un corazón más sensible a la necesidad de los otros.

En un corazón más dócil, más afectivo, capaz de perdonar, de irradiar luz y amor.

Perdónanos Señor Jesús, por ser la causa de tu calvario y de tu sacrificio en la cruz.

Te amo y me consagro a tu sagrado corazón,

Sostenme, oh Jesús, cuando más te necesito.

Te pido en este día que bendigas mi trabajo para que me dé el sustento seguro para mi familia.

Que bendigas mi salud Señor, para que no me falten las fuerzas que necesito para salir adelante.

Y que bendigas todos mis sueños y proyectos Señor, para que mi vida sea testimonio de tu misericordia.

Penetra en mi vida y posee todo lo que soy: mi cuerpo, mi mente y mi alma.

Solo así estaré siempre bien y todo lo malo se transformará porque será traspasado por la luz de tu corazón.

Inmaculado corazón de María, permíteme acercarme a tí.

Sentir la pureza hecha amor que solo procede de la madre de todos los hombres.

Esa madre que Dios, en su inmensa sabiduría ha sabido escoger para acompañar a su hijo hecho hombre y a través de Él, a todos nosotros.

Oye en este día mi súplica madre bendita, consuélame en mi preocupación y en mi aflicción.

Intercede por mí, ante tu amadísimo hijo, nuestro Señor Jesucristo, que también es solo bondad y compasión.

Bendita virgen María, ruega por nosotros, ruega por mí, ruega por los que te confiamos nuestras penas y esperamos ser abarcados por tu amor incondicional.

Reina del mundo, danos tu bendición de madre, cúbrenos con tu luz para que todos los peligros se alejen de nuestras vidas.

Para que todas nuestras necesidades sean suplidas.

Y para que todo nuestro amor este dirigido a ti y al Señor Jesús.

Te pido virgen inmaculada, que con tu corazón ilumines mi hogar.

Que esa luz divina que procede de tu benevolencia sane todas las heridas que nos hemos causado en algún momento.

Y que reine entre nosotros el amor, el respeto y la sinceridad.

Madre bendita, incluyo en mi oración las necesidades de tantos que hoy sufren.

Para que, aunque no te busquen, reciban el auxilio tuyo, abogada nuestra.

Y reconozcan en su vida, el verdadero poder y perdón que solo proviene de Dios en su inmenso amor.

Preciosos corazones de Jesús y María, vengan sobre nosotros, acérquense a nuestros corazones heridos por nuestra propia ignorancia y desobediencia.

Tengan piedad de tanta maldad que hemos esparcido sobre el mundo.

De tanto rencor que hemos almacenado en nuestros corazones, incluso por nuestra propia familia en muchos casos.

Hoy nos consagramos a sus corazones, para seguir viviendo en la bondad que ustedes con su ejemplo han enseñado al mundo.

Les pido, que cuando no sepa qué hacer ante mis problemas, sean ustedes guiándome, llenándome de la seguridad de su compañía.

Porque con esa certeza podré enfrentarme sin temor ante cualquier adversidad y salir victoriosa.

Benditos sean los corazones de Jesús y María, que brille siempre su luz sobre la humanidad.

Amén.

También te puede interesar:

Oración para que no falte el sustento diario.

Oración a todos los seres celestiales.

Coronilla a la sagrada misericordia.




más para ti

Entradas relacionadas