BUENOS DÍAS PADRE SANTO

buenos dias Padre santo

Buenos días Padre santo, venimos a Ti en esta mañana, agradeciéndote por este nuevo día y entregándote todas las cosas que tenemos pendientes para hoy. Para que seas Tú, quien se haga cargo de todo y nos guíes en todo momento.

Haz esta oración cada mañana a Dios Padre, o haz una oración que nazca de tu corazón, pero búscalo; háblale, desahógate con Él todos los días. Verás como te empiezas a sentir diferente y tu fe cada día va aumentando y transformando todo lo malo que te pueda estar pasando.




En la oración encontramos paz y consuelo; pero sobre todo encontramos respuestas.

Muchas veces no es la respuesta que nosotros quisiéramos, pero debemos aprender a aceptar; a no condicionar a Dios y a entender que las cosas pasan por algo.

El Señor siempre quiere lo mejor para nosotros. Así que no juzguemos lo que nos pasa, aceptémoslo con amor y confiemos en su voluntad y en su amor por nosotros.

BUENOS DÍAS PADRE SANTO Y BUENO




¡Buenos días Padre santo!

Infinitas gracias te doy por este nuevo día y por todas las bendiciones que me otorgas al poder levantarme un día más llen@ de vida, de salud, de ilusiones y esperanza.

Miro a mi alrededor Dios, y solo tengo cosas que agradecerte.

Gracias por mi familia, por la vida que me has dado, por las personas que me rodean, por las oportunidades que pones enfrente de mi cada día.

Gracias Señor, por la fe que te tengo.

Aunque hay muchas cosas que quiero cambiar, tengo lo más importante que es la vida, la salud y tu bendición.

Padre amado, Tú, eres lo único que necesito para alcanzar todos mis sueños y cambiar las cosas que quiero cambiar en mi vida.

Confío plenamente en tu misericordia y tu poder.

Yo andaré cada día con toda mi confianza puesta solo en Ti.

Sin quejarme, sin criticar; sino con la mente puesta en todo lo que Tú quieres para mí, y que sé que voy a lograr gracias a tu infinita misericordia.

Perdóname por las veces que he perdido la fe, o que he dudado de Ti.

Hoy me siento fortalecid@ en mi fe y estoy dispuesto a andar de tu mano, sin temor a nada, porque te abro la puerta de mi corazón y de mi vida, para que Tú, me renueves.

Para que Tú, me sorprendas con nuevas cosas, todas las que tienes preparadas para mí desde hace tiempo. Esperando que yo te deje entrar y te demuestre mi fe.

Gracias Padre, ¡por todo! Por las experiencias buenas y malas; porque todas ellas me conducen a Ti en este momento.

Hoy te busco con sinceridad, porque comprendo en mi corazón que Tú me amas, y que tengo lo más importante.

Te doy buenos días Padre Santo; te alabo y te doy infinitas gracias por amarme tanto.

Sé que tienes preparado para mí hoy, un gran día. Y que todas las cosas empezarán a fluir de la mejor manera de ahora en adelante.

Padre, bendíceme, protégeme y prospérame.

Amén.




más para ti

Entradas relacionadas