ABRAZÁME SEÑOR JESÚS, VEN A MÍ

oracion a jesus

Abrázame Señor fuertemente, es lo que te pedimos en esta oración o mejor esta comunión contigo, donde simplemente nos dejamos llevar por la sensación de sentirte, por la experiencia exquisita de sentirte cerca, de pensar solo en Ti, de sentir tu amor y dejarnos fluir con el gozo que nos embarga.




Abraza nuestro cuerpo físico Señor, nuestra alma, nuestro corazón, nuestra familia y toda nuestra vida.

Purifica en este abrazo todo lo que hace parte de nosotros y permítenos volver a tomar fuerzas de Tu presencia; volver a elevarnos espiritualmente y mantenernos en este estado más cerca de Ti.

ABRÁZAME SEÑOR




Abrázame Señor, ven a mí, te necesito, quiero cerrar los ojos, imaginar y sentir que me estás abrazando, que me aceptas como soy.

Señor, quiero sentir que en tus brazos Tú me proteges, Tú me consuelas, me sanas, me alivias.

Abrázame Señor, necesito Sentir tu amor, tu perdón y tu misericordia en un abrazo espiritual que me envuelva y me eleve hasta que mi alma se regocije en alegría y gozo.

Que nada sea más importante en este instante que mi encuentro contigo.

Quítame todo el peso que cargo en mis hombros Señor, dame tu paz, contágiame de tu luz que todo lo traspasa, que todo lo revela, que todo lo sana.

Abrázame Señor y renuévame, que todo mi ser descanse en tu presencia, que todo mi cuerpo se fortalezca y mi alma se libere de todas las ataduras que me esclavizan y me quitan la tranquilidad.

Señor, en este instante, te acepto en mi vida, en mi hogar, en mi corazón. En este instante me olvido de todo y te lo dedico solo a Ti.

Nada más existe por fuera de Ti, nada más importa, solo Tú.

Contágiame de Ti Señor, abrázame fuerte, perdóname, llévame de tu mano y no me sueltes nunca.

Jesús, no me dejes olvidar de este momento y de la paz que me embarga cuando te pongo a Ti por encima de todas las cosas.

Abrázame Señor, te amo y te alabo.

De qué sirve todo lo demás, cualquier riqueza o logro material a la que pueda acceder no tiene sentido si me faltas Tú.

Entra en mi hogar Señor, abrázanos a todos con tu calor amoroso, para que nuestras dificultades se resuelvan pronto y de la mejor manera.

Para que tu sabiduría y tolerancia nos acompañe en nuestra convivencia y en nuestro día a día.

Para que sepamos conducir nuestra familia con tu guía y tomar las mejores decisiones.

Abrázame Señor, Tú eres la fuente de paz, de seguridad, de todo lo que necesito.

Limpia en este abrazo profundo todos los rencores de mi corazón y los sentimientos que me apartan de Ti.

Lléname de fe inquebrantable, quiero caminar cada día sintiendo este mismo poder que me invade gracias a este instante de comunión contigo.

¡Abrázame Señor Jesús!

Amén.




más para ti

Posts Relacionados